Acerca de la especialidad

La cardiología es la especialidad que estudia, diagnostica y entrega tratamiento a enfermedades relacionadas con el aparato cardiovascular, en específico, el corazón, válvulas y enfermedades vasculares. El médico cardiólogo mediante un estudio y exámenes entrega el tratamiento adecuado para el paciente.

 

Dr. Flavio Zepeda Maluenda

Médico Cardiólogo U. de Chile - Especialista Adultos y Adolescentes desde 14 años.

Médico Cardiólogo (U. de Chile)

RUT 4.196.432-4

Patologías que trata:Hipertensión, Anginas de pecho, Taquicardias, Bradicardias, Infartos Cardíacos, Insuficiencias y enfermedades cardíacas en general.

Agendar hora

 

  • Enfermedades relacionadas

    Hipertensión

    La hipertensión es el aumento de la presión arterial, por sobre los niveles establecidos como normales. La hipertensión se produce por antecedentes familiares y también por un estilo de vida sedentario, mala alimentación y estrés.

    • Presión arterial normal: menor de 130/85
    • Presión arterial alta: entre 130-139/85-89
    • Hipertensión arterial: mayor o igual de 140/90

    Infarto

    Un infarto, pre infarto o ataque cardíaco, son enfermedades que se producen por la acumulación de grasas que se adhieren a las paredes de las arterias, provocando la insuficiencia de oxígeno que bloquea el paso del flujo de sangre hacia el músculo cardíaco.

    Los síntomas más comunes de un infarto, son:

    • Opresión en el centro del pecho, dolor que se presenta leve y se vuelve intenso en minutos.
    • Dolor en el cuello, espalda, 1 o ambos brazos, cabeza y mandíbula.
    • Náuseas, vómitos, mareos, sudor.
    • Dificultad para respirar.

     

    ¿Cuándo es necesario acudir al Cardiólogo?

    Los principales signos y síntomas por los que se recomienda consultar con el cardiólogo son los siguientes:

    • Dolor en el pecho, sobre todo con esfuerzos.
    • Sensación de fatiga con los esfuerzos.
    • Palpitaciones.
    • Mareos o síncope (pérdida de conocimiento).
    • Retención de líquidos (por ejemplo, hinchazón de las piernas).
    • Disfunción eréctil.

    También conviene consultar con el cardiólogo, si en un electrocardiograma realizado de forma rutinaria se observa alguna alteración. Otro motivo frecuente para remitir al especialista es cuando un médico escucha un soplo cardiaco al auscultar a un paciente por otros motivos, por ejemplo, durante una revisión rutinaria o un catarro.

    ¿Electrocardiograma sí o sí?
    ¿Debemos someternos a pruebas específicas como el electrocardiograma a partir de cierta edad?

    No hay una edad a partir de la cual se aconseje realizar un electrocardiograma. Estaría indicado si el paciente tiene síntomas o signos que sugieran alguna patología cardiaca o bien si tiene alto riesgo cardiovascular por la presencia de factores como diabetes, hipertensión arterial, tabaquismo, niveles altos de colesterol u obesidad. En cualquier caso, es importante hacer análisis de sangre y tomar la tensión arterial para vigilar si aparece algún factor de riesgo cardiovascular  como la hipertensión, la diabetes o la hipercolesterolemia.

    Por otro lado, existe más riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, si algún familiar de primer grado ha tenido una enfermedad cardiovascular a una edad precoz (hombres por debajo de los 55 años o mujeres con menos de 65 años). Además, se considera un factor de riesgo cardiovascular no modificable, por lo que es muy importante comentar estos antecedentes familiares al médico de cabecera y al cardiólogo para que puedan poner más atención en el resto de factores de riesgo cardiovascular que sí son modificables.

     

    ¿Qué podemos hacer para retrasar todo lo posible el envejecimiento de nuestro corazón?
    Para poder retrasar el envejecimiento de nuestro corazón hay que adoptar un estilo de vida saludable con el fin de prevenir la aparición de hipertensión arterial, diabetes o colesterol elevado (factores de riesgo) y, además, evitar el tabaquismo. Todos estos factores de riesgo aceleran el envejecimiento del corazón. Por eso se recomienda no fumar nunca, hacer ejercicio físico a diario de forma moderada y cuidar la alimentación.