RESERVE SU HORA
22698 5221 - 22698 5081

Endocrinología

Dr. Gerardo Ríos Villarroel
Rut: 4.997.901-0

Médico Cirujano Especialista en Medicina Interna (U. de Chile)

Patologías que trata:

Endocrinología/ Diabetología/ Obesidad/ Medicina Interna

Antecedentes:

Medico jefe de Endocrinología del Hospital San José (2004-2008)
Medico jefe de Endocrinología encargado de diabetes del área sur Hosp. Barros Luco (1978-1981)

Cargo CMB

Director Medico

Pacientes Adultos y Adolecentes desde 14 años en adelante.
Previsión: Fonasa, Cruz Blanca, Más Vida
Arancel Bono: 0101003 Código de especialidad/ se emite en el Centro Médico
Valor Particular $ 30.000
Horarios de Atención Lunes, Martes, Miércoles y Jueves (mañana y tarde )
Teléfonos 22698-5221/ 22698-5081. Dirección: Av. Vicuña Mackenna 4. Piso 7. Salida Metro Baquedano

Detalle de la Especialidad

La Endocrinología es una rama de la Medicina Interna que se preocupa del estudio de la función de las glándulas endocrinas como la tiroides, suprarrenales, hipófisis, gónadas y páncreas. Además, investiga la relación de éstas con el cuerpo en su conjunto, los mecanismos de control y las fallas por déficit o exceso hormonal.
Servicios médicos complementarios
El Centro Médico Bulnes cuenta con el reconocido laboratorio clínico Bionet, para la toma de muestras médicas y el Centro Radiológico Plaza Baquedano, que incluye medicina nuclear, ecotomografías, radiografías, TAC (Scanner) helicoidal y todo lo que se refiere a imagenología. Todos los servicios médicos están en un mismo lugar físico y en su conjunto son esenciales para realizar un buen diagnóstico y tratamiento.

TEMA DE INTERÉS

¿Depresión o hipotirioidismo?

ENDOCRINOLOGÍA

 

En los últimos años, el diagnostico de enfermedades asociadas a la tiroides se ha convertido en un tema recurrente en la consulta medica. Según algunos, una de sus causas estaría en la ingesta excesiva de yodo por la población. Lo cierto es que aun son patologías subdiagnosticadas o confundidas con problemas psiquiátricos, tal como lo confirma una reciente investigación.Inadvertidas, pero frecuentes. Esa es la realidad de las enfermedades asociadas a la tiroides y que en el país, van en aumento.De un tamaño que no supera los cinco centímetros de diámetros, la tiroides es una pequeña glándula ubicada en el cuello y que, normalmente, apenas de puede sentir. Solo en el caso de que se agrande puede palparse fácilmente como una protuberancia prominente. Eso es lo que ocurre con el bocio, el aumento del volumen de la glándula tiroides, al que históricamente se le ha asociado el déficit de yodo como una de sus causas.

A nivel mundial, la yodación de la sal ha sido el mecanismo mas efectivo, fácil y masivo para contrarrestar la prevalencia de esta enfermedad. En Chile, el diagnostico ha disminuido: actualmente se estima que alrededor del 10% de la población lo presenta, cifra bastante inferior al 40% detectado previamente a la yodación de la sal, que comenzó en 1979.Pero así como el bocio es cada vez menos frecuente, otras alteraciones de la tiroides están ocupando un espacio importante entre las consultas medicas. La tiroiditis, el hipotiroidismo y, su contraparte, el hipertiroidismo están afectando a la población, en especial a las mujeres, el grupo mas vulnerable, en que la presencia de una defunción tiroidea alcanza cifras cercanas al 10%, lo que equivale a tres veces mas que en los hombres.Mas allá de la certeza acerca de su presencia en la población, el mayor inconveniente es que, debido a su sintomatología, son enfermedades subdiagnosticadas o descubiertas en forma indirectas.De hecho, tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden dar síntomas atribuibles a una enfermedad siquiátrica, tema que ha sido motivo de una investigación en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.”En 1997, un proyecto evaluado a orientar si pacientes que consultaban por depresión tenían una enfermedad tiroidea. La idea surgió por que tanto la depresión como el hipotiroidismo son similares en cuanto a molestias: decaimiento, perdida de la concentración, de la memoria, etc.”Frente a estos síntomas, la mayoría de los pacientes piensan que tienen una depresión y no piensan en la tiroides, en donde puede estar la causa del malestar; aun que ambas enfermedades son tan comunes hoy en día que encontrarlas juntas en una misma personas es frecuente.A 250 personas que acudieron a una consulta siquiátrica por trastornos del animo. Los resultaron demostrados que hasta el 20% de ellos presentan una disfunción tiroidea, siendo lo mas frecuente el hipotiroidismo ( sobre todo en pacientes con trastornos depresivos). Además, observaron una alta incidencia de hipertiroidismo en personas con trastornos del pánico. Para determinar la prevalencia de enfermedad tiroidea en la población en general, también estudiaron a 500 pacientes, aparentemente sanos y en edad laboral, que se realizaron exámenes de rutina como parte e un control de salud. En este grupo, el 7% tenia hipotiroidismo y el 20% tiroiditis. “Hemos visto que mucha gente ya tiene los síntomas y no ha consultado”. Y cuando lo hacen, no piensan en una disfunción tiroidea.La importancia de detectar precozmente la existencia de una enfermedad tiroidea radica en evitar la aparición de complicaciones secundarias a ella. Un ejemplo lo constituyen los trastornos del animo, como depresión y crisis de pánico, los cuales pueden agravarse e incluso no responden mas tarde al tratamiento con psicofármacos.De allí, la urgencia de advertir a la sociedad sobre esta situación.